¿A quién se le ocurrió esta gran idea?

¿Cómo surgió BANDEGEL?

Sergio y Bandegel

Todo comenzó cuando Sergio, cansado de tener los botes de gel y champú por el suelo de su plato de ducha, comenzó a adquirir una serie de productos para dejarlos sin necesidad de tener que hacer agujeros en las paredes.

 

Este hecho era muy importante, ya que, hasta entonces vivía de alquiler y podría perder la fianza, pero en ese momento se iba a mudar a su vivienda en propiedad y no quería hacer taladros en las baldosas.

 

Sin embargo, cansado de gastar dinero en un montón de productos que no resolvían su problema, y como aficionado al bricolaje, decidió fabricarse un soporte para acoplarlo al grifo de su ducha uniendo distintas piezas de plástico.

 

El resultado, aunque no era excelente, cumplía perfectamente con las expectativas, ya que, tenía los botes de gel y champú a mano cuando se duchaba, no tuvo que hacer ningún tipo de agujero en las baldosas ni mancharlas con pegamentos y además, el soporte era muy estable, ya que, aprovechaba la estabilidad de la instalación del grifo.

 

Como Sergio es una persona inquieta, pronto comenzó a observar que el hueco de la grifería de duchas y bañeras tenía una cierta similitud en dimensiones, y que quizás podría plantearse como producto a comercializar, ya que, por lo pronto, su resultado era muchísimo mejor que el resto de productos que había comprado y tirado porque no funcionaban como el esperaba.

 

El resto que sigue a continuación, es una larga historia de casi dos años en el que se han realizado numerosas pruebas, mejoras del diseño, documentación para patentar el producto, estudios de mercado… y un largo etcétera para por fin, llevar a BANDEGEL a un montón de hogares.

 

¡¡Disfrutad de vuestro BANDEGEL!!
Sergio y Bandegel

Todo comenzó cuando Sergio, cansado de tener los botes de gel y champú por el suelo de su plato de ducha, comenzó a adquirir una serie de productos para dejarlos sin necesidad de tener que hacer agujeros en las paredes.

 

Este hecho era muy importante, ya que, hasta entonces vivía de alquiler y podría perder la fianza, pero en ese momento se iba a mudar a su vivienda en propiedad y no quería hacer agujeros en las baldosas.

 

Sin embargo, cansado de gastar dinero en un montón de productos que no resolvían su problema, y como aficionado al bricolaje, decidió fabricarse un soporte para acoplarlo al grifo de su ducha uniendo distintas piezas de plástico.

 

El resultado, aunque no era excelente, cumplía perfectamente con las expectativas, ya que, tenía los botes de gel y champú a mano cuando se duchaba, no tuvo que hacer ningún tipo de agujero en las baldosas ni mancharlas con pegamentos y además, el soporte era muy estable, ya que, aprovechaba la estabilidad de la instalación del grifo.

 

Como Sergio es una persona inquieta, pronto comenzó a observar que el hueco de la grifería de duchas y bañeras tenía una cierta similitud en dimensiones, y que quizás podría plantearse como producto a comercializar, ya que, por lo pronto, su resultado era muchísimo mejor que el resto de productos que había comprado y tirado porque no funcionaban como el esperaba.

 

El resto que sigue a continuación, es una larga historia de casi dos años en el que se han realizado un montón de pruebas, mejoras del diseño, documentación para patentar el producto, estudios de mercado… y un largo etcétera para por fin, llevar a BANDEGEL a un montón de hogares.

 

¡¡Disfrutad de vuestro BANDEGEL!!
Sergio y Bandegel

Todo comenzó cuando Sergio, cansado de tener los botes de gel y champú por el suelo de su plato de ducha, comenzó a adquirir una serie de productos para dejarlos sin necesidad de tener que hacer agujeros en las paredes.

 

Este hecho era muy importante, ya que, hasta entonces vivía de alquiler y podría perder la fianza, pero en ese momento se iba a mudar a su vivienda en propiedad y no quería hacer agujeros en las baldosas.

 

Sin embargo, cansado de gastar dinero en un montón de productos que no resolvían su problema, y como aficionado al bricolaje, decidió fabricarse un soporte para acoplarlo al grifo de su ducha uniendo distintas piezas de plástico.

 

El resultado, aunque no era excelente, cumplía perfectamente con las expectativas, ya que, tenía los botes de gel y champú a mano cuando se duchaba, no tuvo que hacer ningún tipo de agujero en las baldosas ni mancharlas con pegamentos y además, el soporte era muy estable, ya que, aprovechaba la estabilidad de la instalación del grifo.

Como Sergio es una persona inquieta, pronto comenzó a observar que el hueco de la grifería de duchas y bañeras tenía una cierta similitud en dimensiones, y que quizás podría plantearse como producto a comercializar, ya que, por lo pronto, su resultado era muchísimo mejor que el resto de productos que había comprado y tirado porque no funcionaban como el esperaba.

 

El resto que sigue a continuación, es una larga historia de casi dos años en el que se han realizado un montón de pruebas, mejoras del diseño, documentación para patentar el producto, estudios de mercado… y un largo etcétera para por fin, llevar a BANDEGEL a un montón de hogares.

 

¡¡Disfrutad de vuestro BANDEGEL!!

¿Estás interesado en Bandegel?